Martes, 13 de mayo


Hay cuatrocientos kilómetros desde la habitación del hotel y el mar que andas, amor, hay cuatro horas y unos pocos minutos desde este lugar a la sombra de los aviones aterrizando y los manzanos bajos que anuncian nuestra casa nueva, amor, y no quiero dormir aquí sin ti.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *