domingo, 1 de mayo


 

Con esta entrada termina el cuaderno de las tareas extraordinarias. Fue hace dos años. Hoy el lilo está todavía en flor. El padre sigue en su mejor olvido.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *