TRES POEMAS DE LAS COSAS QUEBRADAS DE CARMEN HERRERA CASTRO


 

 

 

MI MADRE

 

 

 

Me reconocí

 

en aquella sonrisa

que curvaba los labios

de mi madre,

 

en aquella sombra que nublaba sus ojos

a veces.

 

Lo supe.

 

Supe que ella lo sentía

 

o al menos

 

que podía entenderlo

 

que no le era ajeno.

 

 

 

——————————————————

 

 

 

BAJO RELIEVE EN EL BRITISH MUSEUM

 

 

 

Eternamente inmóvil

ruge

 

tetrapléjica

se arrastra

atravesada

de parte a parte.

 

Largo rato

contemplo

el dolor hecho piedra

 

mi pecho se desgarra con su rugido mudo

como si fuera mío

 

 

 

——————————————————

 

 

 

AUTORETRATO AUSENTE

 

 

 

Ausente

de la blusa y los vaqueros

del niqui verde y la falda tirados en el sofá.

 

Ausente del vestido rojo

y de los zapatos

vacíos en el suelo.

 

Ausente del traje de flamenca

y de la flor sobre la almohada.

 

Ausente del bañador.

 

Ausente de la silla,

la cama,

y la piscina.

 

Ausente de mis poemas.

 

Ausente

 

de mí.

 

 

 

Carmen Herrera Castro

Las cosas quebradas

 

Pepeperez editorial

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.