UN POEMA DE DESVANES MÍNIMOS DE ISABEL MIGUEL


 

 

 

He vuelto a abrir

la puerta del desván.

 

A subir de puntillas

escalones brillantes.

 

He vuelto

a quedarme en el rayo

de sol de la lumbrera.

 

A sentir la fortuna

de tener todavía

refugio en los recuerdos.

 

 

 

Isabel Miguel

Desvanes mínimos

 

Lastura

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.