UN POEMA Y UN FRAGMENTO DE AMULETO DE JOSÉ BLANCO


 

 

 

NOTA A PIE DE PÁGINA PARA AMULETO

 

 

My soul is painted like the wings of butterflies

Fairytales of yesterday will grow but never die

I can fly – my friends

Queen

 

 

El alma pintada como alas de mariposa

cantaba tener Freddie Mercury.

Ponderaba los cuentos de hadas imperecederos

por sentirse volar, sí, queridos.

 

Yo soy un poeta solitario

ajeno a camarillas, monsergas y centones,

que hube de aprender a volar por mi cuenta.

Decidme, ¿existe acaso otra manera de salir de aquí?

¿Alguien me recibe en la torre de control del Parnaso

o lo que llamamos nave es una bodega

atestada de simuladores?

 

Tengo razones para creer

que las únicas acrobacias admitidas

son los volatines personales.

Nadie admira el rizo del vecino,

porque nadie sabe qué es un rizo

ni acaso que exista espacio

que no haya sido acotado por espónsores.

 

Shhh… Pero bajemos la voz.

La dreissena polymorpha o mejillón cebra

es una de las especies invasoras más nocivas.

Produce graves trastornos de equilibrio

por la usurpación y desplazamiento

de especies sin duda más merecedoras,

provocando el empobrecimiento del ecosistema.

 

Tengo razones para creer

que nuestros nombres no serán recordados,

sino los de aquellos que cacarean,

gorjean, torpedean, manosean,

cacharrean, pedorrean, mangonean,

falsean, estropean, ningunean

y capitanean los menoscabos.

 

Cuando has acumulado fes de erratas,

cuando has acumulado sanciones,

cuando has acumulado pluscuamperfectos,

cuando has acumulado escisiones,

cuando has acumulado chatarra

que ya no espera respuesta,

la única invasión y rémora es la de la parca, sí, queridas.

 

Yo soy un poeta silencioso

que sueña con ser llevado en volandas

dentro una blanda nube de mariposas

en su vuelo de papeles rotos.

Tengo razones para creer,

fundadas razones para creer

que el espectáculo debe continuar.

 

 

 

 

——————————————————

 

 

 

 

ANIVERSARIO (Fragmento)

 

Empieza a ser ya tarde para todo.

Al final sólo medran los gusanos.

Procura desertar de esta deriva

a la idiotez.

 

Despídete de añejas servidumbres

orladas con mordazas y renuencias,

ni a tu verso en honor a la verdad

lo devalúes.

 

Hasta perplejo, atónito, espantado

de este mundo basado en la impostura,

donde el daño infligido a los incautos

siempre es real.

 

La poesía –permite que te diga–

es un error, un fallo del sistema,

quiebra desarticuladora en este

baile de máscaras.

 

Han convertido el paraíso en gueto

y los medios de confusión masiva

aportan distracción a los rehenes.

Tú sientes asco.

 

Porque el asco te salva. Sólo el asco

disuade de la degeneración.

Si el asco nos absuelve, deglutir

nos avasalla.

 

Ante ambiguos prestidigitadores

y charlatanes de eufemismo impúdico,

delegados del diablo a comisión,

¡tú sientes asco!

 

Ante lotófagos anestesiados

que confunden exhibición con ser-

viles del pseudorégimen catódico,

¡tú sientes asco!

 

Ante santos nimbados con dïodos,

limosneros de pago con tarjeta,

magos espurios de la redención,

¡tú sientes asco!

 

Ante el destacamento infantiloide

al que hay que mantener entretenido

en guerras que reajustan el PIB,

¡tú sientes asco!

 

Ante mangantes ciudadanicidas,

expertos en los tipos de interés

y la oscura abstracción de los mercados,

¡tú sientes asco!

 

Tú sientes asco, sientes repugnancia

de todas esa babas epidémicas.

Y, sin embargo, eso no va a librarte

del desamparo.

 

La poesía –permite que te diga–,

si sirve para algo, es para alzarse

en defensa de todos nuestros sueños

desvencijados.

 

 

 

 

José Blanco

Amuleto

 

Ediciones de Baile del sol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.